Breve historia de la moneda más devaluada del planeta. El Dólar

16 enero 2016 Por jrodriguez

Un nuevo sistema monetario se gesta en los BRICS y la República Bolivariana de Venezuela debe tener un rol protagónico.

por Javier José Rodríguez. Director Línea de Investigación en Modelos de Gestión de la Política Pública – GISXXI. Febrero 2015

En las últimas semanas hemos visto con mucha atención, y con gran preocupación, el desempeño desesperado de los EEUU. La autoflagelación ambiental que el gobierno y la burguesía de ese país le provoca a su propio pueblo, debido a la extracción de esquisto por medio de la técnica del fracking. Por otra parte su involucramiento (consciente y premeditado) en todas las áreas de conflicto del planeta, la mayoría de los cuales son causados por esa particular propensión a la injerencia en asuntos de otros estados, que le brinda su estatus de imperio global. Lo peor de todo esto es que la realidad se presenta para el golpeado y desesperado imperio, como un gigantesco monolito de acero macizo que aparece en su camino mientras no puede controlar su velocidad. Estrellarse es inevitable.

Los BRICS, han venido construyendo una geopolítica económica y soberana, con elevados resultados diplomáticos. Pareciera que esa filosofía asiática-china de no confrontar directamente al enemigo, al contrario, crear las condiciones para que él mismo se debilite, le ha funcionado muy bien ante el soberbio imperio. Los acontecimientos han sido paulatinos pero vertiginosos en su rapidez:

China ya casi releva a EEUU como potencia mundial, en lo económico ya lo hizo en el tercer trimestre del 2014, al superar el PIB de EEUU a paridad del poder de adquisición. Las adecuaciones en el inmenso sistema militar chino, la descomunal inversión con la asistencia tecnológica de Rusia, sugieren que la doctrina del nuevo siglo americano palidece ante este “nuevo milenio Chino”. No es sarcasmo, es que si revisamos la historia, comparamos el dominio del imperialismo gringo-europeo con la historia económica de China, y la historia del imperio sería un parpadeo casual. La gran China se ha planteado una estrategia pluri secular, con niveles de inversión que multiplican los niveles del Plan Marshall1. China apuesta a la zona económica y de desarrollo político, social y cultural de Eurasia, las proyecciones prevén que para el 2050, la economía mundial retomará su cause a través de la “Nueva Ruta de la Seda”, no se trata de vender seda, se trata de recuperar las antiguas rutas comerciales terrestres y marítimas que conectan al gigante asiático con el resto del mundo. El patrón a utilizar es de los mega aglomerados urbanos, que funcionan como nudos de desarrollo económico. Cada conglomerado de ciudades poseen alrededor de 60 millones de personas, sólo China ya tiene 20 de estos en su territorio, y la idea es que hayan 50 entre Pekin y Moscú. Cave destacar que 60 millones de habitantes es la población media de los 5 grandes países europeos.

El acuerdo económico multimillonario entre China y Rusia, entre Rusia e India y todos los acuerdos económicos que se gestan entre los miembros BRICS, dejan entrever que el planeta se prepara para un sacudón geopolítico, que no descarta, en lo absoluto, la inevitabilidad de un conflicto armado de escala mundial.

El punto focal de todo este movimiento, es que se plantea, silenciosamente desde el 2009, pero ahora ha recobrado mucha fuerza, el cambio del sistema monetario mundial. En particular el retorno al patrón oro como salida al dominio del devaluado dólar y su insostenible volatidad.

Devaluación histórica del Dólar respecto al Oro

Devaluación dólar

Fuente: Banco Mundial, Daily Gold ETF y www.gold.org

Desde el 2009, a raíz de la crisis financiera internacional, países como China y Rusia, han empezado a acumular muchísimo oro, aunque las reservas del metal precioso declaradas por ambos países no justifiquen su voracidad en los mercados para comprar oro, la realidad es que se calcula que China tenga en sus reservas más de 4.000 toneladas de oro, acompañadas de una enorme reserva en dólares y euros, de la misma manera Rusia oculta sus verdaderas reservas en el metal precioso. Un razgo importante es que ambos países, a diferencia de los países europeos y EEUU, presentan un bajo nivel del metal en la composición de sus reservas, específicamente: China es el 6º país en reservas de oro declaradas y representan el 1,6% de sus reservas internacionales, Rusia es el 8º y sus reservas de oro son el 7,8% de sus reservas internacionales; por otra parte, EEUU es el 1º en reservas de oro con 8.965,6 toneladas y las mismas corresponden al 73,9% de sus reservas internacionales, Alemania (2º), Italia y Francia también siguen la misma composición, entre 65 y 75% de sus reservas internacionales son en oro metálico. Ente otros, se duda del nivel de reservas metálicas de EEUU el cual no las ha certificado y se ha negado devolver las reservas que custodia de otros países, es el caso de Alemania, quien al solicitar sus reservas, la respuesta fue que le serán devueltas en el 2030!.

Ante este panorama caótico, se perfila el retomar el patrón oro, un sistema de cambio que permitió una gran estabilidad económica y del comercio a nivel mundial, pero que por el incumplimiento de los acuerdos por parte de los bancos centrales (la mayoría de ellos eran privados) llevó al mundo al primer conflicto armado mundial y a la gran depresión. Una instancia internacional supranacional reguladora de la producción y distribución del oro, pudiera ser la estrategia para estabilizar las fluctuaciones del mercado oro y poder retomar el patrón oro como sistema de valor para el intercambio internacional. China y Rusia estudian esta posibilidad, la República Bolivariana de Venezuela (15º a nivel mundial por sus resevas internacionales en oro) detiene en reservas probadas el 10% del oro que queda en el planeta, sería auspicable, protagonizar ese movimiento hacia un nuevo sistema monetario internacional, con el fin de evitar los devastadores efectos que se avistan en el horizonte oscuro de la caída indetenible del imperio.

Nuestro Comandante Eterno nos dejó un legado internacional muy poderoso, el mundo multipolar, y es esa la doctrina que mueve a los BRICS, al ALBA-TCP, al MERCOSUR, a la UNASUR y a la CELAC. Ese espíritu internacionalista es una semilla para un mundo mejor posible, seamos protagonistas como lo fuimos al fundar la OPEC, al retomar la senda del precio justo del petroleo que fue la política del Comandante y que hoy nos brinda esta oportunidad de construir un mundo multipolar pacífico y estable económicamente.

Descargar artículo aquí


1Plan multimillonario de los EEUU para la recuperación de los paises de Europa Occidental después de la 2º guerra mundial. En realidad para frenar la avanzada del Comunismo Soviético en occidente.